Sábado, 09 Septiembre 2017 12:00

6 Principios de la Pedagogía Waldorf que toda familia debería adoptar

Escrito por
Valora este artículo
(1 Voto)

La Pedagogía Waldorf es un sistema de educación alternativo que se centra en el desarrollo integral de un niño. Como indica la web de The Europen Coucil for Steiner Waldorf Education, las escuelas Waldorf integran contenidos artísticos, prácticos e intelectuales en su currículo y se enfocan en habilidades sociales y valores espirituales.

La educación de Waldorf comenzó, inspirado por la filosofía de Rudolf Steiner, en 1919 cuando fue abierta la primera escuela fue en Alemania. Steiner creía que los niños aprendían mejor cuando se les animaba a usar su imaginación. Argumentó que la educación tenía que tener en cuenta los aspectos físicos, conductuales, emocionales, cognitivos, sociales y espirituales de cada niño, Stenier Schools in England .

La investigación sobre el impacto real de las escuelas basadas en la Pedagogía Waldorf ha permanecido inconclusa debido a los estudios en pequeña escala y a la incapacidad de generalizar datos. Por otro lado estas escuelas han sido criticadas por centrarse en los estudiantes más débiles y pasar por alto las necesidades de los estudiantes más talentosos.

Sin embargo,poco a poco, se realizan estudios e informes que la ponen en valor. Muchos beneficios se han asociado con una educación Waldorf. El libro Educación Alternativa para el siglo XXI proporciona pruebas de que las escuelas Waldorf, permiten el desarrollo integral de los niños. Otros estudios han encontrado que los niños matriculados en las escuelas Waldorf están más ansiosos de aprender cosas nuevas, se divierten más en la escuela y tienen una visión más optimista de su futuro que los niños matriculados en las escuelas públicas, The evolution of futures in school education.

En Alemania, un estudio reciente encontró que los niños en las escuelas de Waldorf se quejaron menos de dolencias tales como dolores de cabeza, dolores de estómago y sueño pobre. Otro estudio que comparó los dibujos de niños en escuelas Waldorf, escuelas Montessori y escuelas tradicionales encontró que los niños que seguían una educación Waldorf estaban más organizados y tenían dibujos más imaginativos y detallados.

En el año 2015, la Universidad de Stanford concluyó que los estudiantes Waldorf superan significativamente a sus compañeros de las escuelas públicas en las pruebas estandarizadas al final de su currículo de secundaria (8º grado), enfatizan que este rendimiento superior de los estudiantes Waldorf se produce aunque dichos estudiantes no tienen experiencia en la realización de pruebas estandarizadas.

A continuación les presentamos 6 principios de la pedagogía Waldorf que toda familia debería adoptar:

 

1.- La infancia no se debe tomar como una carrera

Los niños no se desarrollan de la misma manera, ni se desarrollan al mismo ritmo. La educación Waldorf nos enseña a estar atentos a las necesidades de cada niño y dejar de esperar que nuestros hijos sean lo que no son.

 

2.- Conviertete en narrador

Se dice que Einstein una vez dijo: "Si quieres que tus hijos sean inteligentes, lee cuentos de hadas. Si quieres que sean más inteligentes, lee más cuentos de hadas ". La educación Waldorf comparte este punto de vista.

La educación Waldorf enfatiza la importancia de contar historias en lugar de leer historias. La narración de cuentos crea la imaginación de un niño.

 

3.- Conectar con la naturaleza cada día

Los niños prosperan con la actividad física. Jugar afuera también estimula su creatividad. Conectarse con la naturaleza significa enseñar a nuestros niños a estar más atentos al mundo que los rodea. Significa enseñarles a tomar el tiempo para oler las flores y observar las diferentes cosas y personas en su entorno. La naturaleza también tiene un efecto calmante en los niños.

Oportunidades para conectarse con la naturaleza abundan: oler flores, recoger piedras, tomar fotos de insectos, recoger hojas, pintar o dibujar objetos de la naturaleza muerta, jugar con palos, construir fortalezas, cavar, jugar con arena, búsqueda de tesoros, etc.

 

4.- Enseñe a sus hijos a jugar

La educación Waldorf se basa en el principio de que los juguetes más simples fomentan la mayor creatividad. Steiner hizo hincapié en la necesidad de los juguetes más naturales y argumentó que los juguetes deberían proporcionar a los niños experiencias sensoriales. Él creía que cuando los juguetes son simples y abiertos fomentan la creatividad de los niños ya que, los niños, pueden usar su imaginación para crear otros objetos.

La educación Waldorf favorece los juguetes simples y ecológicos a los que todos tienen acceso: piñas, conchas, hilados, trapos de seda y pañuelos, palos y ramas, bloques de madera, bellotas, piedras, cartón etc.

 

5.- Establezca rutinas

En la educación Waldorf, cada mañana comienza con "rondo del tiempo". La hora del rondo es un momento especial durante el cual los niños se reúnen para cantar, recitar versos, hacer ejercicios de movimiento y hacer “juegos de dedos” basadas en temas específicos (por ejemplo, las estaciones).

Hay muchos beneficios al establecer rutinas ya que estas proporcionan a los niños una sensación de seguridad y los aproximan a un plano más terrenal.

 

6.- Crear espacio para el arte

El arte es un aspecto importante en la Pedagogía Waldorf.

Crear espacio para el arte significa proporcionar a nuestros niños momentos no estructurados en los que puedan practicar el juego creativo. Es en estos momentos cuando desarrollan su creatividad.

 

Basado en el artículo de Sania Peliny - 6 Waldorf-Inspired Principles Every Family Should Adopt - publicado el 25 de mayo de 2017 en Parent CO

Visto 532 veces Modificado por última vez en Sábado, 09 Septiembre 2017 22:55

Síguenos en Facebook