Martes, 19 Junio 2018 15:30

SVE 2017/2018. Gracias

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

Este año, y como cada curso, nos han vuelto a acompañar tres voluntarios del Servicio de Voluntariado Europeo. Desde este espacio y ya finalizando el curso queremos darles las gracias a Melissa, Lea y Judith, por su dedicación e implicación en nuestro proyecto durante todo este año escolar.

Melissa ha pasado el año en el aula de Zoraida, Lea ha apoyado en el aula de Anabel y Judith en la de María. Ha sido un año muy intenso y gracias a ustedes mucho más completo. Esperamos que hayan podido crecer tanto como lo hemos hecho nosotros y haberles aportado, como mínimo, todo lo que ustedes han aportado a nuestros pequeños y a toda la comunidad que forma nuestra escuela. Su presencia ha sido un regalo para nuestros alumn@s.

Mercadillo

A continuación nos gustaría que también ustedes las puedan conocer y esperamos, con esta pequeña entrada, darles una pequeña parte del reconocimiento que merecen. Queremos también dejar una pequeña huella pública como reflejo de la gran huella que dejan en nosotros y como recordatorio del que nos han acompañado.

 

melissaMelissa Gentil
Rennes /Francia, 22 años

Antes de comenzar el SVE finalicé mi formación en Francia, orientada a el trabajo con los niños pequeños. Además, me gusta mucho viajar, conocer otras culturas, aprender idiomas, leer, la playa , el sol, descubrir hermosos paisajes y, como no, trabajar con niños. Es por esto que elegí el proyecto de "La casa del sol", podría hacer todo lo que ya he mencionado y adquirir más experiencia en el trabajo con los niños.

Estoy en el aula de Zoraida, con los más pequeños. Me encanta estar en contacto diario con ellos, ya que me permite ver su constante evolución. Es mucho el tiempo que compartimos durante estos 10 meses y reconozco que tengo un gran apego con todos ellos, realmente los extrañaré cuando llegue el verano.

Me gusta la cultura española y el idioma español, practicarlo todos los días está haciendo que mi nivel mejore muy rápido y que cada vez me guste más hablarlo. Desde mi etapa escolar me encanta la lengua española. Me gusta mucho vivir como los españoles, comer más tarde que en Francia, la vida en general en España. Creo que este año he podido aprender mucho sobre la cultura española y esto, para mí, es una suerte. Estoy segura que volveré a Francia con muchos recuerdos inolvidables de esta etapa.

Después de mi SVE me gustaría continuar trabajando con niños. También quiero continuar mi formación para poder trabajar en una maternidad, es mi sueño y mi proyecto de futuro. Me encantaría poder llevarlo a cabo en España, viviendo y trabajando aquí.

Creo que a cualquiera que le guste aprender nuevas cosas, viajar y ayudar a otros, el SVE es realmente para él. Es una experiencia verdaderamente gratificante.

Melissa y Zoraida

 

 

leaLea Elefant
Dresden, Alemania. 19 años

Cada niño es un mundo“ - De alguna manera lo sabía antes, pero he podido entender esta frase mucho mejor en estos meses. Por un lado gracias a Ani, tutora de mi aula, que me lo muestra cada día. Por otro gracias a la suerte que de pasar estos meses con los niños, que conozco cada día mejor y que me sorprenden una y otra vez. Para mi este voluntariado y poder conocer poco a poco “estos mundos” es una oportunidad y experiencia única y nueva.

Conocía un poco de la Pedagogía Waldorf ya que fui niñera de dos niñas que estaban en una escuela Waldorf. Estar en este proyecto me pareció una oportunidad muy buena para aprender más sobre esta pedagogía y trabajar con niños. Además quería aprender español y aunque el principio no ha sido fácil, no tenía conocimientos del idioma, puedo decir que, al menos, he aprendido que comunicación consiste de mucho más que solo palabras. Estoy muy agradecida a los niños y Ani que me acogieron con tanto amor, paciencia y interés, aunque no en un principio no me podía comunicar con fluidez.

Me gusta mucho tocar la flauta y el piano, cantar y sobre todo las artes como la fotografía, escultura, dibujar y también las manualidades. He pasado gran parte de mi tiempo en Alemania practicándolos y estoy muy feliz de poder continuar haciéndolo aquí con los niños, haciendo los telares, pintando los huevos, cosiendo y dibujando.

Me fascina que cada actividad que hacen los niños, la Euritmia (que me encanta!), cada juguete,... todo está bien meditado, bien reflexionado. Cada cosa tiene un sentido y, sin embargo, todo transcurre con naturalidad. Me gusta como se hace todo para que los niños pueden jugar libres y desarrollar toda su fantasía y curiosidad.

Pero sobre todo es el amor y la sonrisa con que las profesoras vienen cada día y que se contagia a los niños. ¡¡¡y a mi!!, que hace que La Casa del Sol sea un lugar mágico y muy especial para mi. Aunque no estoy segura creo que el Alma Canaria también tiene que ver en todo esto.

Antes de iniciar este voluntariado finalicé mi bachillerato en el instituto y en otoño comenzaré a estudiar en la universidad. Estoy pensando en estudiar Psicología, ya que me interesan muchísimo todas estas facetas, que cada persona tiene. Estoy esperando esta nueva etapa con alegría, pero estoy muy feliz, de haber elegido hacer este año de voluntariado que tanto me ha cambiado y en que tanto he crecido. Pero sobre todo estoy feliz por haber conocido a Ani y a mis niños, quienes siempre van a tener un lugar en mi corazón. Gracias!

Lea y Anabel

 

 

judithJudith Ciecka
Münster/Alemania, 19 años

Soy Judith, una de las tres voluntarias del curso 2017/2018 en La Casa del Sol. En mi tiempo libre me gusta practicar senderismo, sacar fotos de mis viajes y aprovechar del tiempo que tengo aquí en Canarias.

El año pasado terminé el bachillerato en Alemania y sabía que después quería pasar un periodo en el extranjero, con el que crecer como persona y ganar muchas experiencias, antes de continuar mis estudios.

Por casualidad vi una publicidad del SVE en el periódico y decidí informarme de este programa. Unos meses después supe que eso es lo que quería hacer, ya que la idea de ir al otro país europeo, conocer una nueva cultura y relacionarme con gente de varios países me gustaba.

Sin embargo, encontrar un proyecto adecuado no fue tan fácil. Para mí era importante que fuera un proyecto en que pudiera mejorar mi español y trabajar con niños. Anteriormente, durante el bachillerato en Alemania, realicé un curso intensivo de Pedagogía, el cual fue muy teórico. Buscaba un proyecto que me permitiese ganar más experiencia en el trabajo práctico con niños y por fin encontré La Casa del Sol, me pareció una oportunidad fantástica al cumplir con todas mis expectativas. Otra de las razones que me animó a elegir este proyecto fue que, La Casa del Sol, está basada en la Pedagogía Waldorf, sistema pedagógico muy común en Alemania. Personalmente había escuchado de dicha pedagogía aunque no sabía exactamente como funciona. Estas y otras razones fueron las que me decidieron a venir hasta Gran Canaria.

A día de hoy el trabajo en la escuela me ha aportado mucho, sobre todo he aprendido que la energía que uno tiene puede determinar todo su día y que una sonrisa puede ayudar muchísimo a sentirse cómodo en cualquier lugar. En este sentido tengo que darle las gracias sobre todo a María, la tutora de mi aula, que me saluda todos los días llena de alegría. Me siento muy bien acompañada trabajando con ella. Por otro lado, el trabajo en el cole me ha proporcionado una conciencia más grande por la naturaleza y el mundo en que vivimos.

Algo que he aprendido de los niños y niñas es que da igual de donde vengas o como apareces, lo más importante es la alegría y el cariño en la convivencia. Además, he aprendido que el colegio es un sitio en que los niños deben sentir el amor que los está rodeando y en el que pueden jugar y crecer libremente.

En la vida diaria, fuera de la escuela, he podido conocer mucho de la cultura canaria y española, muy distinta a la alemana. Al principio me costó un poquito acostumbrarme, el acento canario me parecía fuerte y todo el mundo hablaba taaaaan rápido, pero con el tiempo he logrado entender mejor a la gente. También la manera de saludarse, los dos besos y saludar a desconocidos como “mi cielo“, “mi niño“, …, fue un poco rara para mi porque en mi patria sólo se da una mano a los desconocidos y todo parece más formal. Hoy ya estoy acostumbrada “a la manera canaria “ y me hace mucha gracia que todos sean tan amables. Esto es algo que voy a echar de menos cuando vuelva a Alemania en verano.

Todavía no estoy segura de que estudios iniciaré después de mi voluntariado. Me encantaría una carrera relacionada con los idiomas, por ejemplo una mezcla de economía e idiomas, o trabajar como profesora. A ver dónde me lleva mi camino…

Concluyendo quiero destacar que estoy muy agradecida por tener la oportunidad de hacer el SVE aquí. Gracias sobre todo a María, que con su risa siempre me hace feliz, a todas las maestras, a los niños y niñas y a mis compañeras de piso, especialmente a Lea - sin ella el SVE no habría sido lo que fue.Gracias por todas las aventuras!

 

Judith y Maria

 

 

Muchas gracias chicas. Esperamos verlas pronto, siempre encontrarán nuestras puertas abiertas

Voluntarias y docentes

 

teamingweb

Visto 346 veces Modificado por última vez en Martes, 03 Julio 2018 18:56