Escuela libre "La Casa del Sol"

BASADA EN LA PEDAGOGIA WALDORF

 

 

Inicio
Asociación
Historia
Localización
Pedagogía Waldorf
Metodología
Enlaces
Preinscripción
Voluntariado
PROYECTO "Primaria"
Bibliografía
Actividades Abiertas
Actualidad
Formación Waldorf

 

BASES METODOLÓGICAS PARA LA EDUCACIÓN INFANTIL

 

 

 

Ambiente

Ofrecer un ambiente cálido y hogareño, donde puedan realizar sus primeras relaciones sociales, conviviendo en un mismo grupo niños y niñas de 3 a 6 años repartidos en grupos de 15 a 20.

Ritmo

El ritmo en las actividades tanto diarias como semanales y la regularidad horaria, da seguridad a l@s niñ@s. Por eso se organiza la dinámica del día desde una “respiración” de actividades de expansión y concentración que propician un armonioso desarrollo de l@s niñ@.

Esta respiración, junto con la periódica experimentación de los ritmos de las estaciones del año, con sus fiestas más importantes, es la forma más adecuada para introducirlos en la vivencia del tiempo.

A través de los cuentos narrados, que se repiten durante al menos dos semanas, así como los teatrillos, las poesías y canciones relacionadas con las épocas del año, se trabaja intensamente, no solo en la adquisición del lenguaje conformando y fortaleciendo el aparato del habla y del pensamiento, sino en la entrega de   imágenes bellas y profundas.

SUBIR

Imitación

La imitación y la acción repetida determinan el principio del aprendizaje en la primera infancia y van llevando al niño poco a poco a la madurez escolar. No es la instrucción intelectual sino la imitación lo que hace que vayan desarrollándose las etapas básicas de la evolución humana (erguirse, andar, hablar, pensar…).

     En la imitación activa, en el juego, los órganos físicos se van configurando y adoptan la forma que permanecerá luego en la persona adulta. Para ello el/la niñ@ toma al adulto como modelo

    Por eso es muy importante el entorno del niño: la alimentación, los juguetes, los colores y por sobre todo los gestos, palabras y actos de las personas  que le cuidan. Hemos de ser un modelo digno de imitación. La actitud del educador/a ha de contener actividad, iniciativa, gozo en el propio quehacer y amor a todas las actividades por pequeñas que sean.

 “El amor y la alegría incuban órganos saludables” (R. Steiner)

El juego

El juego es la quintaesencia de la actividad en la infancia, es el trabajo crucial en esta etapa. En el juego aprenden a experimentar las posibilidades y los parámetros de la vida. Necesitan ser alimentados con ideas fértiles que los niños y niñas elaboran después infinitamente.

         Ofrecemos a l@s niñ@s suficiente tiempo para el juego libre, tanto dentro del aula, como en el jardín. A través del juego desarrollan no solamente sus destrezas físicas, sino también la fantasía infantil que transforma y anima las cosas y que de adulto se convierten en capacidad de iniciativa y fuerzas creativas.

    Por eso cuidamos que los juguetes sean sencillos,  de materiales naturales (troncos, piedras, piñas, conchas, lanas...), y de diferentes texturas, olores, pesos para que  permita un amplio desarrollo de todos sus sentidos, así como un progresivo desarrollo de su vida social. 

 

Relación con la naturaleza

A través de los paseos semanales  por la naturaleza, además de fortalecer el  desarrollo psicomotor de l@s niñ@s, se les amplía el campo de experimentación para el  juego creativo.

El cuidado de animales (gallinas), del jardín, de la huerta, así como el juego libre en y con la naturaleza viva.

 

 

Actividades artísticas

Las actividades artísticas son parte central en la vida de la Escuela. A través del dibujo con ceras, pinturas con acuarelas, Euritmia, modelado con cera de abejas, los corros y el ambiente musical que envuelve la jornada, ofrecemos a l@s niñ@s la posibilidad de expresar su ser más íntimo, su fantasía y sus vivencias.

 

 

Actividades artesanales

L@s niñ@s realizan actividades artesanales como el tejer, coser, elaborar manualidades con  lanas, con madera, con piedra; colaborar en las tareas de la huerta,  amasar el pan,  preparar los  desayunos, moler el trigo o el millo…

De esta manera la voluntad de l@s niñ@s  se ocupa de actividades naturales, útiles y necesarias en la vida, con sentido, que refuerzan la imagen que tienen de sí mismos. Aprenden además a percibir el valor de las producciones  propias y de l@s demás y a entusiasmarse por la auto-superación.

SUBIR

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

NOTA: Las bases metodológicas para la Educación Primaria, Secundaria y Bachiller se pueden conocer a través de las páginas Web de los centros que ya trabajan esos niveles, ver Enlaces